Misterios galácticos: la secta del Dios Lejano
Galnet

Misterios galácticos: la secta del Dios Lejano

Erik Gunnarson, de la agencia Wallglass Investigations, examina a fondo la enigmática orden religiosa que adora a los Thargoides.

"De los innumerables tipos de fe que se practican por toda la galaxia, el de la secta del Dios Lejano es uno de las más extraños e incomprendidos. Sin embargo, en los últimos años, ha pasado de ser una secta marginal a una religión extendida.

Su dogma central es que existe un ser incognoscible más allá de nuestra dimensión: el Dios Lejano. Los que nosotros llamamos Thargoides no son sino sus heraldos, que se preparan para cuando descienda del hiperespacio y borre de un plumazo toda forma de vida. Este credo apocalíptico atrae, por tanto, a gente sin nada por lo que vivir, que hallan un propósito en la espera de la hecatombe.

La secta no tiene nombre oficial ni portavoces, y sus miembros reemplazan voluntariamente sus nombres por títulos como adherente, discípulo o testigo. Este enfoque deshumanizador también dicta que los miembros lleven sencillas túnicas negras y que erijan capillas en forma de colmena que imiten la biotecnología Thargoide, con fumarolas de amoníaco incluidas.

A pesar de venerar a una especie alienígena, no son los traidores simpatizantes de los Thargoides que muchos temían que fueran. De hecho, son fatalistas pacíficos que esperan la muerte sin oponer resistencia. A causa de esto, sufren la victimización de otros cultos más agoreros, activistas antixeno e incluso la Agencia de Inteligencia Federal..., aunque su serenidad y su paciencia les han permitido sobrevivir.

En el sistema Etain se descubrieron dos templos del vacío abandonados que nos han facilitado un mejor entendimiento de su mentalidad. Allí se pueden oír las últimas voluntades de gente que se ofreció voluntariamente a la sepultura, a la espera de la llegada del Dios Lejano.

También existen informes más recientes de varios grupúsculos de la secta que migraron al sistema Panjabell. Dicho sistema está bajo el control del grupo Pleiades Concordat, una teocracia dedicada al Dios Lejano, por lo que tal vez se esté cociendo algo aún más serio, o extraño, de lo que hemos visto hasta ahora".

Actualiza las opciones de consentimiento sobre las cookies para permitir las cookies comerciales y poder ver este formulario.

Renueva o cambia tu consentimiento sobre las cookies